Día de la Familia

En el Día Internacional de la Familia, la Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad (FAAM), ha desarrollado la mesa redonda ‘Infancia, Dependencia y Familia’, enmarcada en los actos del 30 aniversario de la entidad, con el objetivo de resaltar el papel que juegan los familiares cuando hay hijos con diversidad funcional, así como los retos a los que se enfrentan. En este sentido, Unas verdaderas experiencias de vida de padres y madres de personas con diversidad funcional, y todas han servido para visibilizar que la discapacidad en todos los casos supone un nexo de unión de la familia.

La Asociación Almeriense de Daño Cerebral VIVIR, a través de su presidenta, Dolores Prados, así como de los responsables de VER de Olula y Down Almería, todos ellos padres con hijos con discapacidad, relataron cómo el anuncio de la diversidad funcional en sus vidas fue un golpe muy duro, un camino largo y más complejo, sobre todo si vives en zonas más rurales, pero en el que la familia es el empuje en el que todos se apoyan para seguir adelante. El encuentro ha finalizado con la participación de Eugenia Lara Quesada, consultora de Atención Temprana de la Delegación de Salud quien ha relatado los recursos disponibles en Atención Temprana para las familias con hijos con discapacidad.

Pero esta realidad era bien distinta a la de hace 30 años, cuando cualquier menor con discapacidad sufría una gran sobreprotección familiar que le impedía desde estudiar hasta tener relaciones sociales. Esto es lo que ha relatado la primera ponente, María José Romero, vicepresidenta de la asociación Luna que en la infancia sus padres incluso llegaron a  recomendarle no casarse por su discapacidad. “He tenido más barreras en mi propia familia que en la sociedad, ya que a ellos tenía constantemente que demostrarles que mi discapacidad no era impedimento para nada” ha afirmado contundente quien ahora además de vicepresidenta de Luna es soprano, madres de dos hijos y una mujer felizmente casada.

El III Informe Discapacidad y Familia de la Fundación Adeco arroja datos desigualitarios en cuanto al gasto que soportan aquellas familias con hijos con discapacidad y que ascienden a 4.800€ al año en costear tratamientos y terapias. “Cifras que el 15% de los hogares no puede permitirse, y que tienen un impacto más relevante si se tiene en cuenta que el 58% de los casos sólo trabaja un progenitor”, ha resaltado Valentín Sola, Presidente de FAAM durante la inauguración. Junto a él también han estado la concejala, María Vázquez, quien ha recordado las ayudas que el Ayuntamiento almeriense destina a familias con menores con necesidades específicas. Por su parte, el diputado de personal, José Fernández ha remarcado el papel del Consejo Provincial de la familia, órgano al que FAAM pertenece, por su contribución al bienestar familiar. Gracia Fernández, delegada del Gobierno de la Junta, que ha dado por inaugurada la actividad ha hecho un repaso por las políticas de la administración autonómica que han servido para mejorar la calidad de vida de muchas familias. “Entre ellas el Plan de apoyo a las familias que supuso un antes y un después para aquellas que más lo necesitaban o la nueva regulación de atención temprana que ha reducido los tiempos de asistencia y casi eliminado las listas de espera” ha expresado Fernández.

 

Educación vial para prevenir el DCA

La Asociación Almeriense de Daño Cerebral, VIVIR, entidad miembro de FAAM, Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad, conciencia a más de un centenar de jóvenes de Secundaria de los IES Al-Ándalus y Albaida sobre los peligros de mantener inadecuadas conductas al volante, las cuales provocan accidentes de tráfico y causan la aparición de lesiones cerebrales que podrían evitarse.

Conocer las causas y consecuencias que afectan de forma directa a quienes sufren un accidente de tráfico, el papel de los jóvenes en este asunto, así como entender que cuando se producen, siempre son provocados por otras personas y normalmente por realizar conductas inadecuadas al volante, son los principales objetivos que VIVIR persigue con la puesta en marcha de diferentes charlas de sensibilización que desarrolla esta semana en varios institutos de Almería. La primera de ellas tuvo lugar el miércoles en el IES Al-Ándalus, donde más de 70 jóvenes estudiantes de tercero y cuarto de Secundaria pudieron ponerse en la piel de las personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA), al conocer cuáles son las consecuencias a nivel personal, emocional y físico de quienes en un momento de sus vidas un accidente les provoca este tipo de lesión.

Así, los estudiantes pudieron disipar todas sus dudas en torno al DCA, así como recibir apoyo e información a través de la charla ‘Educación vial, herramienta para la prevención del daño cerebral’, impartidas por el educador social de la Asociación VIVIR. Todo ello además con la colaboración de la DGT, y las federaciones andaluza y española de daño cerebral, Fandace y Fedace respectivamente, que trabajan de forma coordinada con colectivos como VIVIR para la puesta en marcha de este tipo de iniciativas. De igual modo, durante la jornada de este jueves la Asociación Almeriense también lleva a cabo otra actividad similar en el IES Albaida, con otro grupo de jóvenes estudiantes de Secundaria. A la espera de cerrar nuevas visitas a otros centros educativos de la provincia, desde el colectivo esperan poder desarrollar antes de concluir el curso escolar otra charla en El Ejido.

La Asociación Almeriense de Daño Cerebral VIVIR trabaja desde el año 2003 en la mejora de la autonomía personal y social de las personas con DCA y sus familias, ofreciéndoles un servicio y atención integral, en todas y cada una de las áreas a rehabilitar. El colectivo cuenta con sede en El Ejido y desde hace varios meses con un despacho en la capital, donde también intervienen con usuarios y usuarias.